Juan Alcudia

Elchinodepelocrespo.
Es más guapo que Picio y le huele el aliento a neumático. Además, no se lleva bien con el jabón. Nunca se le ve sin su amada Olivetti. Allí donde le pillan las ganas aporrea el teclado como un orangután en celo, sin importar viento, lluvia o diarrea. Cuando inventa historias, se encierra en un armario para que no le molesten. No come más que un pistacho al día porque dice que así la gula no lo distrae de su tarea. Gusta de correr descalzo por las calles cuando la ciudad duerme; siempre mejor si llueve. Dicen que tiene mujer e hijos, pero que los abandonó por la quimera de la escritura. Cuando tiene fiebres y no puede mover un dedo, se tumba y escribe dentro de su cabeza. Imagina hasta emborracharse mundos y personajes que no conoce de nada. Su favorito es Joselito, un niño sabiondo y repeinado que se come los mocos y le invita a altramuces. Vive en el anonimato y no ha publicado nada importante que se sepa. Nadie sabe si este hecho le preocupa o si le basta con soñar que algún día lo hará.

Libros de este autor

Dark Myths

16,00

Unos forasteros irrumpen en una pequeña aldea de madrugada. Vienen a la caza de una bestia que está causando estragos en los alrededores. A pesar de los recelos, los aldeanos acceden a alojarlos ante el temor de que lo que anuncian sea cierto. Las primeras batidas para cazar a la bestia resultan infructuosas. Los acontecimientos toman un giro inesperado cuando, durante una de ellas, hallan un cuerpo brutalmente mutilado…

La soledad de las cigüeñas – en proceso

¡Resérvalo en Verkami!

La muerte de su marido coloca a Soledad ante una certidumbre: no ha sido feliz durante su matrimonio. Las renuncias, los silencios, los enfados, se han ido sumando a lo largo de los años hasta alejarla completamente de sus sueños de adolescencia.

En este momento de cambio recupera un viejo cuaderno donde había descrito “la ruta de los pueblos imaginarios”. Ha llegado el momento de cargarse la mochila al hombro y salir a pasear.

A lo largo de siete capítulos cada dibujante nos ofrecerá su propia visión de Soledad para componer una obra coral y llena de matices. Empezando en el vertedero de las mujeres electrodomésticos y pasando por el reino de los maridos suicidas, acompañaremos a Soledad en este viaje de redescubrimiento.

Image missing. Click here to open PDF file